miércoles, 29 de julio de 2009

Proceso

Aún cuando parecería que mi cabeza anda en las nubes, no es realmente así. Mis prioridades acaban de plantarse bien bonito en la tierra, y empiezo a ver tuda la montaña que he evitado por algún tiempo, pero que de una u otra manera tengo que subir.

Solo voy a escribir, no voy a editar nada para esta entrada... así, lo que vaya saliendo de mi cabeza directamente al teclado, y para que ustedes lo lean.

Desde hace algún tiempo me pregunto cuál es el objetivo de seguir con todo esto, una onda pesimista me rodea y me obliga a quedarme allí. Más pesimismo sobre pesimismo. No hay nada simple sobre lo que sucede.

Tengo tiempo libre y me desespero. Quiero hacer mil cosas pero al mismo tiempo no quiero hacer nada. A veces pienso que quedarme en la cama todo el día podría ser una buena idea, pero cerca de las 10am tengo que dejar las cobijas. No puedo soportarlas más. Salgo, leo, veo una película... sin querer comienzo una nueva rutina y me canso pronto de la misma.

Llegó a mis manos un libro de Stephen King. Si no me lo daban, probablemente nunca le habria prestado atención. En poco tiempo se terminó. En muchas horas logré llegar al final y fueron varias las noches en las que tuve que convencerme que dormir con la luz prendida es cosa de niños.

Pero... así soy. No veo películas de terror porque me da demasiado miedo. No disfruto mucho de las imagenes en mi TV de fantasmas, aros y pesadillas. Leer fue distinto. Lo que veía era lo que imaginaba, y no sé si fue mucho peor o mucho mejor.

Cobarde hasta la muerte. Por eso he pospuesto cosas importantes hasta las últimas consecuencias. Por eso capaz que nunca te diga que me gustas mucho y que desde hace bastante tiempo nadie ha llamado mi atención así. Tampoco te voy a decir que es extremadamente raro que no se me haya pasado todavía. Esto no me suele pasar, pero ya es muy tarde. Desde hace algún tiempo ya es muy tarde.

Aunque en mi cabecita, que siempre tiende a ver lo mejor en la gente y en las situaciones que en serio no tienen solución, siempre habrá esperanza.

Contradictorio, me hallo en una nube de pesimismo pero siempre hay la esperanza. ¿Será que lo logro? ¿Será que nos dejamos de huevadas?

Zancudo hace su aparición al frente mio. Veo que el insomnio no será lo único con lo que tendré que lidiar esta noche.

Tuve un sueño extraño. Una serpiente color crema era mi mascota. Me tenía que casar con alguien con quien no me quería casar. Igual lo hice, y la serpiente me atacó. Era pequeña y sus mordidas solo dejaban pequeños rasguños en mis manos. La tuve que matar, pero tuve un miedo impresionante: ¿qué tal si resucita y esta vez me mata? Si volvió a la vida, pero mi madre se aseguró de que muera y se quede así. Luego fui a la Universidad y tuve una pelea con un amigo. Problemas de horarios, problemas de no entender qué decía mi profesor. Mientras todo esto pasaba, yo tenía que convencer a mi amigo de que se vaya y que arreglabamos el problema después. Terminé escogiendo un disfraz para una obra de teatro para algún tipo de caridad.

Volví a soñar con el mismo amigo ayer en la noche. Mi prima (la Chof) me jalaba el pelo (no recuerdo si era por emoción o enojo) y me lo cortaba. Una de las grandes preocupaciones del sueño era que debía arreglarlo, tenía que ir a que un peluquero haga lo que pueda y salve a mi pelo. Luego llega mi amigo y le di comida. ¿Y si no la acepta? No importa, la comeré yo.

Extraño.

Vi Aladino el otro día. Todavía me lo sé todo de memoria... aunque me había olvidado que lo sabía.

Fui al concierto de Cafe Tacvba. Cumplí 24 años. Vi la nueva película de Harry Potter el día de su estreno. Recibí sus mails, respondí sus mails y luego dejé de responder. Yo no hago estas cosas. Yo me alejo de las grandes masas de gente... yo no celebro mi cumpleaños, yo siempre dejo que tu tengas la última palabra.

En 15 días llega una alemana a quedarse en mi casa por un mes.

Quiero ir a la playa, quiero sol, quiero mar... quiero salir de aquí y quiero ir a la playa. Esto tampoco me suele pasar. La idea de que tengo que salir de Quito sabe ser muy ambigua, nunca tiene un destino específico. Ahora sí. Grita desesperadamente que la costa es la solución.

¿Borro o publico?

Da lo mismo, ¿no?

Promesa a los lectores: más lógica y sentido la próxima vez.

dani


1 comentario:

Matías.. dijo...

Hey tu....solo pasaba para hacer asquerosa publicidad de nuevo blog sobre música.....tiene el donde y como encontrar discos y bandas bien bien perdidos asi que si te gusta....avisa nomas a quien quieras jaja...no me enojo primilla ojala le guste